Gracias por su visita.

15 de junio de 2017

ALGUNOS HÁBITOS SALUDABLES PARA SUS HIJOS

Enseñar rutinas sanas en la niñez es una inversión en salud para toda la vida y la mejor lección para sus hijos.

1. Consumir de todo
Una alimentación variada asegura que el niño consuma todos los nutrientes que su cuerpo requiere para su adecuado crecimiento. Aunque es normal que prefiera unos alimentos por encima de otros, es importante incentivarlo a probar frutas, verduras, cereales y carnes blancas.
Un niño debe consumir mínimo tres raciones de fruta y verdura diarias. Empiece con cantidades pequeñas mientras se acostumbra al cambio de alimentación. Los cereales y las proteínas deben consumirse diariamente, tratando que estas últimas estén preparadas a la plancha y con la menor grasa posible.

2. Respetar horarios
Desde pequeños hay que educar al niño en el hábito de consumir sus alimentos en un horario establecido y en el lugar adecuado. Los horarios evitan el desorden alimenticio y hacen que el niño consuma lo que debe de una manera regulada.
Comer en los alimentos frente al televisor o jugando hace que no sea consciente de lo que se consume y que no haya sensación de llenura por la distracción, de manera tal que el niño terminará comiendo el doble.

3. Preferir el agua por encima de otras bebidas
El agua es necesaria para eliminar toxinas e hidratar todos los órganos. No contiene azucares, ni calorías. Es la bebida más saludable para sus hijos. Si desde pequeño su hijo está habituado a tomar agua, en un futuro la preferirá por encima de otras bebidas.

4. Decirle no al sedentarismo
Expertos aseguran que un niño no debe ver más de dos horas diarias de televisión. El tiempo que emplean viendo programas es tiempo que se le resta a la práctica de otras actividades deportivas.
Imponga un tiempo máximo para sus programas e invítelo a disfrutar activamente de su tiempo libre. Una hora de actividad física moderada al día mejora el índice de masa corporal (relación entre peso y estatura) de los niños, incrementa su rendimiento escolar e incluso su estado de ánimo.

5. Sea un ejemplo positivo
Los niños aprenden mucho más rápido del ejemplo que de la imposición. Si los hijos ven que los padres practican hábitos saludables, ellos harán lo mismo sin mayor problema.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia