Gracias por su visita.

30 de marzo de 2013

ENSEÑANZA DE LA SANA DOCTRINA



Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Epístolas > Epístola de San Pablo a Tito > Enseñanza de la sana doctrina (56:2:1 - 56:2:15)

Pero habla tú lo que está de acuerdo con la sana doctrina;

que los hombres mayores sean sobrios, serios y prudentes, sanos en la fe, en el amor y en la perseverancia.

Asimismo, que las mujeres mayores sean reverentes en conducta, no calumniadoras ni esclavas del mucho vino, maestras de lo bueno,

de manera que encaminen en la prudencia a las mujeres jóvenes: a que amen a sus maridos y a sus hijos,

a que sean prudentes y castas, a que sean buenas amas de casa, a que estén sujetas a sus propios maridos, para que la palabra de Dios no sea desacreditada.

Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes,

mostrándote en todo como ejemplo de buenas obras. Demuestra en tu enseñanza integridad, seriedad

y palabra sana e irreprensible, para que el que se nos oponga se avergüence, no teniendo nada malo que decir de ninguno de nosotros.

Exhorta a los siervos a que estén sujetos a sus propios amos en todo: que sean complacientes y no respondones; que no defrauden, sino que demuestren toda buena fe para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

Porque la gracia salvadora de Dios se ha manifestado a todos los hombres, enseñándonos a vivir de manera prudente, justa y piadosa en la edad presente, renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, aguardando la esperanza bienaventurada, la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí mismo un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Estas cosas habla, exhorta y reprende con toda autoridad. ¡Que nadie te menosprecie!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia