Gracias por su visita.

27 de agosto de 2016

YO HOY VOY A VIVIR


El otro día me contaba mi marido que Teodosio, un vecino del pueblo, (pueblo de los de verdad con 54 habitantes) estaba sentado en una silla… y cuando le preguntó qué estaba haciendo, le dijo de forma totalmente natural: “Estoy viendo cómo crecen los garbanzos…”. De hay nace esta reflexión.

¿Conoces esa canción que dice: “No pares, sigue, sigue?”… O los anuncios de la tele que dicen cosas como:

“Cuando el mundo no se detiene, tu tampoco puedes…”
“Para que el resfriado no te pare a ti ni a los tuyos…”

Estos son mensajes que recibimos habitualmente…

Cuando nos apretamos los días, solamente el hecho de pensar que tenemos que parar un momento dispara nuestros niveles de ansiedad, los anuncios de televisión que suelen ser en reflejo de nuestra forma de vida y que conforman a su vez nuestras creencias, lo dicen con claridad: “No podemos parar” y además el no poder parar y completar nuestras listas interminables de cosas por hacer, nos da sensación de control sobre nuestras vidas, nos otorga satisfacción y felicidad. Y solemos pensar “qué eficaces somos…”

 Al igual que el video ¿Cuántas cosas tienes que hacer, para sentirte útil, para sentirte bien…?

No importa cuántas tareas hagas, incluso si haces varias a la vez tampoco es suficiente, y no hay tope, nunca terminas, siempre quedan cosas importantes por hacer (o eso crees), porque todas las cosas de tu lista son importantes (o eso crees). Es un saco sin fondo.

y si no completas tu lista piensas que es una catástrofe.

y si no llego…

y si no me da tiempo…

aparece el “Y SI…” que nos tortura…

A veces no paramos, ni siquiera cuando no tenemos gran cosa que hacer. ¡Te descubres corriendo para llegar a casa, incluso en ocasiones en las que llegar cinco minutos antes o después realmente no es importante, corres para llegar a casa y relajarte, cuando en realidad podrías ir despacio y llegar a casa ya relajado!! ¡Esto es un sin sentido! ¡Bienvenido a la coherencia de nuestros tiempos.

Rebélate
¿Te has parado a pesar que es lo que ocurre realmente si paras?



Todos en alguna ocasión hemos parado, a veces se dan circunstancias en nuestras vidas que nos obligan a parar. Una enfermedad propia, ocuparnos de alguien que nos necesita y no hay elección.

Cuando una situación determinada te “obliga“ a parar, sigue la tortura, piensas en todas las cosas que tenias que estar haciendo y no haces, te agobias con la cesta de la compra que no has hecho (cuando puedes todavía hacer un mogollón de comidas con lo que tienes en la despensa.), te molesta tener que anular la consulta con el dentista (y realmente puedes posponerla para la semana que viene).

Qué horror anular todas las citas de pacientes durante tres tardes que tienes fiebre, (y realmente cuando les llamas ellos lo entienden perfectamente y te desean una pronta recuperación)…. Porque salvo algunas excepciones (que las hay) de nuestra lista diaria y semanal, casi todo se puede posponer y no pasa absolutamente nada.

Pero ese tener que parar, no es suficiente yo os planteo un querer parar… Tomar una decisión que implique un cambio claro y evidente en el ritmo, ser rápidos cuando hay que ser rápidos y lentos cuando podamos, que son muchas más veces de las que imaginamos.

Libérate
Haz una prueba, en casa y durante una hora haz lo que te apetece hacer, leer, darte un baño relajante, escuchar música, meditar, ejercicio físico … o SIMPLEMENTE NADA, y luego piensa ¿Qué ha pasado realmente? ¿Qué catástrofe ha sucedido… ¿Se ha parado el mundo?… nada ha cambiado, nada ha sucedido… salvo que posiblemente te encuentres mejor, más a gusto…

Coge tu lista, revísala y anula al menos un tercio de las tareas… y luego reflexiona con seriedad

¿Ha cambiado algo realmente?

¿Y si dedicas una tarde a la semana a no hacer nada en concreto? ¿Lo has probado alguna vez?

El mundo no se para, nunca para, pero tú sí puedes parar tu mundo, sé dueño de tu vida y para cuando tú quieras, no dejes que la vida resbale sobre ti y se adueñe de tu tiempo, usa tu tiempo deliberadamente, que tu tiempo sea tuyo. Vive tu presente y siéntelo.

Tira a la papelera las listas interminables de cosas por hacer…

Abre la ventana y respira, mira, escucha, huele…

Elige tus creencias

Que no se puede parar no deja de ser tan solo una “creencia” y las creencias son solo ideas que decidimos creernos…

Cuando paramos suelen aparecer pensamientos de “Estás haciendo el vago, eres una persona perezosa, eres un “dejao”, no está bien tanta ociosidad…” estas son las creencias que nos esclavizan rebélate contra ellas, libérate de ellas y crea unas nuevas que te impulsen hacia un ritmo de vida más saludable donde hacer no es ser.

Yo hace algún tiempo decidí instalar en mi mente una creencia:

“Yo hoy voy a vivir”

QUE DICE EL SALMO 79 DE LA BIBLIA



Capítulo 79
Lamento por la destrucción de Jerusalén
Salmo de Asaf.

79:1 Oh Dios, vinieron las naciones a tu heredad;
Han profanado tu santo templo;
Redujeron a Jerusalén a escombros.2 Reyes 25. 8-102 Cronicas 36. 17-19Jeremias 52. 12-14
79:2 Dieron los cuerpos de tus siervos por comida a las aves de los cielos,
La carne de tus santos a las bestias de la tierra.
79:3 Derramaron su sangre como agua en los alrededores de Jerusalén,
Y no hubo quien los enterrase.
79:4 Somos afrentados de nuestros vecinos,
Escarnecidos y burlados de los que están en nuestros alrededores.
79:5 ¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Estarás airado para siempre?
¿Arderá como fuego tu celo?
79:6 Derrama tu ira sobre las naciones que no te conocen,
Y sobre los reinos que no invocan tu nombre.
79:7 Porque han consumido a Jacob,
Y su morada han asolado.
79:8 No recuerdes contra nosotros las iniquidades de nuestros antepasados;
Vengan pronto tus misericordias a encontrarnos,
Porque estamos muy abatidos.
79:9 Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre;
Y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre.
79:10 Porque dirán las gentes: ¿Dónde está su Dios?
Sea notoria en las gentes, delante de nuestros ojos,
La venganza de la sangre de tus siervos que fue derramada.
79:11 Llegue delante de ti el gemido de los presos;
Conforme a la grandeza de tu brazo preserva a los sentenciados a muerte,
79:12 Y devuelve a nuestros vecinos en su seno siete tantos
De su infamia, con que te han deshonrado, oh Jehová.
79:13 Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado,
Te alabaremos para siempre;
De generación en generación cantaremos tus alabanzas.

26 de agosto de 2016

REMEDIOS CASEROS A BASE DE LIMÓN


Se cree que el limón tuvo sus orígenes en India. Este árbol, que puede crecer hasta 15 pies de alto, produce fruto prácticamente durante todo el año. ¡Y qué bueno! pues el fruto es muy útil para hacer remedios caseros de belleza, salud y para el hogar.

Usos del limón: El jugo de limón es efectivo para quitar manchas de óxido, de tinta y de moho. También se usa para darle sabor a las comidas y para quitar malos olores. El limón es un buen aliado en rutinas de belleza. Es un efectivo astringente para el cutis, para reducir poros abiertos.

El limón es un aclarante natural: Para cabellos de colores claros, el jugo de limón puede hacerlos rubios. También borra las pecas, las manchas por la edad y otras manchas del cutis. Otro beneficio del limón para la piel es que es un buen remedio natural para combatir el acné.

Limón para aliviar resfríos: Para la salud, el limón es un remedio muy popular para aliviar resfríos y aliviar el dolor de garganta. Se pone el jugo de limón a calentar en una sartén y se le agrega un poco demiel de abeja. Mientras todavía está caliente, se hacen unas gárgaras con la mezcla. Después se toma el resto.

Otro beneficio del limón es que puede aliviar las migrañas. Se pone la cáscara del lado amarillo sobre la frente. Cuando empieza a quemar la frente se quita y el dolor de cabeza se va. Para las migrañas muy fuertes, se recomienda poner jugo de limón caliente en una palangana y pararse con los pies descalzos encima mientras se lavan los trastos en agua caliente mezclada con jugo de limón.

Desintoxicar el organismo con limón: El limón también es muy efectivo para desintoxicar el organismo. Una dieta muy famosa consiste en tomar jugo de limón con agua en ayunas por dos semanas. El primer día se toma el jugo de un limón revuelto en una taza de agua en ayunas. El segundo día se repite pero se usan dos limones, el tercero, tres limones, el cuarto, cuatro limones y así hasta llegar al sétimo día con siete limones. Después se empieza a reducir nuevamente la cantidad de jugo de limón, seis limones, cinco, cuatro, tres, dos, uno.

Limón para encías que sangran: El limón también es efectivo para las encías que sangran. Si cuando se lava los dientes, le sangran las encías, pruebe este remedio: Corte la cáscara del limón y arróllela en su dedo índice asegurándose que la parte de adentro (la parte blanca de la cáscara) quede hacia afuera. Frótese las encías con la parte blanca por varios días hasta que deje de sangrar cuando se lave los dientes.

Otros beneficios del limón para la salud: Es muy bueno para las personas diabéticas ya que su contenido de azúcar es bastante bajo

Tiene propiedades que combaten la anemia

Para personas con presión alta que no pueden consumir sal, el limón es un buen sustituto

Para recuperarse del cansancio

Para tratar anginas, prepare un vaso de agua con 10 cucharaditas de limón y haga gárgaras con el agua.

Para bajar la fiebre puede tomar jugo de limón en agua caliente con un poco de miel.

Para eliminar el olor de las axilas, puede aplicarse el jugo de limón directamente a la piel.

VIAJA A TU CORAZÓN Y SIRVE A DIOS EN TUS HERMANOS


Un devoto le dijo a su Guía espiritual que quería hacer una larga peregrinación al santuario de su credo.

El Guía le preguntó:

- ¿Por qué necesitas ir a ese lugar?

- Para ver a Dios.

- Dame todo el dinero que piensas llevar para el viaje.

El devoto se lo entregó y el Guía fue con él a un hospicio y lo dio para los pobres.

- Sé que allá en ese templo ibas a hacer muchas inclinaciones, hazlas aquí delante de estos menesterosos.

El buen hombre lo hizo y se inclinó reverente ante los ancianos y los pobres que allí moraban.

- Ahora sí has conseguido lo que te proponías, porque has visto a Dios y lo has amado. Y escucha algo:

Si quieres visita un santuario, pero Dios está más en los otros que entre las paredes de un templo.

Él vive en el corazón humano y nunca se va.



Esa es la mejor religión.

ALZHEIMER SE DEBE TRATAR CON AMOR


Alzheimer
Aún recuerdo aquel día en que me dijeron por vez primera que mí ser querido tenía depresión. Lo primero que pensé “el médico se ha equivocado”, y a los pocos días el diagnóstico era claro “Alzheimer”.

Aún recuerdo esa sensación, porque yo estaba estudiando la carrera de Psicología y a día de hoy, no soy capaz de quitarme el sentimiento de “cómo no pude verlo”, pero era una cría y aún no estaba metida en materia.

Tengo grabados muchos momentos de la enfermedad, muchas imágenes del deterioro físico, visitas al Neuropsicólogo, al neurólogo, al psicólogo, al centro de día, a la Asociación de Alzheimer, a la residencia… pero hay muchos otros momentos de los que no me acuerdo, y la cronología de las fechas me baila.

No se trataba de un familiar de primer grado, pero, sí lo suficiente cercano como para haber participado en mi crianza y en muchos momentos de mi vida. Eso hizo, que pasara a su lado toda mi corta vida hasta ese momento.

No los voy a engañar, a veces dudaba del diagnóstico, porque le veía muy lúcido y otras muy perdido. Pero, así es esta enfermedad, que te pone del revés. La evolución fue rápida, pero, lo peor, era ver cómo alguien tan grande se hacía cada vez más pequeñito.

Los primeros años, marchaban con “normalidad”, visitas para la revisión, charlas en el centro de día, comidas familiares para fomentar el respiro al cuidador principal, paseos para no perder la costumbre, mantener rutinas para no provocar una desestabilización… pero, pronto llegaría el momento en que le tienes que llamar por su nombre porque a veces no te reconoce, noches de deambulación porque está muy agitado, regalos de niño pequeño para estimular, llamadas a las ambulancias…

Y, pronto llegó el momento de decidir, que así no podíamos seguir. Que la cuidadora principal, ya no podía más y el resto veíamos que el proceso degenerativo ya iba muy rápido. Recuerdo una noche, en la que la agitación motora era tal que se aumentó la dosis de Aloperidol, y no hacía efecto, que los sanitarios de la ambulancia se quedaron perplejos cuando al llegar a casa ven a una persona de metro ochenta diciendo que ésa no es su casa, que son sus muebles pero que no es su casa…. Ese día, fue el comienzo de una serie de decisiones duras de tomar. De acudir al médico para solicitar informes para entregar a las residencias públicas, de hablar con abogados para incapacitar, de mirar residencias, de gestionar emociones y de tener la cabeza en su sitio para actuar de la mejor manera.

La gente de la calle, te suele decir que ahí está para lo que necesites, que tampoco se le ve tan mal, que vaya carácter que gasta… pero, lo que no saben es que no vas a ir por la calle gritando a los cuatro vientos que tu familiar tiene Alzheimer. Sobre todo, porque hasta tú, a veces te cuesta entender determinados comportamientos.

Tomar la decisión de ingresar a tu ser querido en una residencia, no es fácil, incluso para una sanitaria como yo. Sé que es lo más adecuado, porque son centros específicos para personas asistidas y no asistidas; donde cuentan con un médico y profesionales sanitarios casi 24 horas al día, donde trabajan profesionales que saben cómo llevar a este tipo de enfermos, unos horarios, conocen la mejor manera de bañarlos sin hacerse daño… SON PROFESIONALES. Y ahora me diréis, ya pero no se les trata con el mismo cariño que lo harías tú; pues he de decir, que sí, lo que yo viví fue cariño, ternura, delicadeza, trato especializado… son profesionales, pero también son PERSONAS.

El mal del Alzheimer, es una enfermedad devastadora. Borra tus recuerdos, pero es incapaz de borrar la Memoria Emocional. Nuestro regalo más preciado, volvemos a nuestra niñez, donde un beso significa más que una comida, donde un canción te transporta a vivencias que pensabas enterradas, donde un abrazo te transporta a la mayor de las seguridades… Sé, que deja secuelas importantes en los familiares, los sentimientos de culpa por aquella vez que le gritaste o por los sentimientos de no haber hecho lo suficiente… e incluso al respiro cuando la muerte pone fin a tanto sufrimiento… lo único que nos queda, es el amor ofrecido, los besos dados y las caricias robadas.

Porque aunque nos duela que no nos conozcan, lo realmente importante es hacerles felices; al menos ellos no se acordarán de lo que hicimos por ellos pero nosotros si nos acordaremos de sus sonrisas, el brillo de sus miradas, sus apretones de manos… porque son ellos los que no tienen memoria, sin embargo su memoria siempre quedará en nuestros corazones.

Películas como el Diario de Noa, ¿Y tú quién eres?… nos aproximan a la cara más amarga de esta cruel enfermedad. Nos dan unas pautas de cómo saber tratar a este tipo de enfermos. Por ejemplo, no le cambies las rutinas porque para ti no tiene importancia pero para ellos es su punto de referencia, no trates de razonar con ellos, su razonamiento ha mermado, no les chilles porque no te entiendan, acuérdate cunado tú no eras pequeño y tus padres tenían paciencia para explicarte con tranquilidad las cosas, si te repiten las cosas, hazte de nuevas, no se acuerdan que te lo han dicho diez veces… no se trata de saber cuidar, sino de CUIDAR CON AMOR.

¡El Alzheimer podrá borrar los recuerdos de nuestros seres queridos, pero no conseguirá borrar los recuerdos que nuestros seres queridos provocan!

QUE DICE EL SALMO 84 DE LA BIBLIA


Capítulo 84

Anhelo por la casa de Dios
Al músico principal; sobre Gitit. Salmo para los hijos de Coré.

84:1 ¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!
84:2 Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová;
Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.
84:3 Aun el gorrión halla casa,
Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos,
Cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos,
Rey mío, y Dios mío.
84:4 Bienaventurados los que habitan en tu casa;
Perpetuamente te alabarán. Selah
84:5 Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos.
84:6 Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente,
Cuando la lluvia llena los estanques.
84:7 Irán de poder en poder;
Verán a Dios en Sion.
84:8 Jehová Dios de los ejércitos, oye mi oración;
Escucha, oh Dios de Jacob. Selah
84:9 Mira, oh Dios, escudo nuestro,
Y pon los ojos en el rostro de tu ungido.
84:10 Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.
Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios,
Que habitar en las moradas de maldad.
84:11 Porque sol y escudo es Jehová Dios;
Gracia y gloria dará Jehová.
No quitará el bien a los que andan en integridad.
84:12 Jehová de los ejércitos,
Dichoso el hombre que en ti confía.

25 de agosto de 2016

ALIMENTOS QUE BENEFICIAN EL CEREBRO.


Grasas saludables: aceite de oliva, de coco o de sésamo, leche de almendra, aceitunas, nueces y queso (excepto el azul) y semillas como las de calabaza y girasol.

Vegetales: lechugas, espinaca, brócoli, repollitos de Bruselas, espárragos, ajo y cebolla.

Frutas bajas en azúcar: aguacate, lima, limón, pepino, tomate, habichuelas, pimentón, calabacín.

Proteínas: huevos, salmón, trucha, sardinas, camarones, pollo y cerdo.

Condimentos: no hay límites en cuanto a especias y hierbas.

Prebióticos (alimento para las bacterias): espárragos, puerros, ajo, cebolla y alcachofa.


Probióticos (alimentos con bacterias): yogur, carne fermentada, mostaza, rábano y productos fermentados.