Gracias por su visita.

22 de enero de 2017

LA LEY DE ABUNDANCIA EN TODAS LAS AREAS


Hay una Ley de abundancia. Solo observa la inmensa variedad de especies en el Universo.

Sé generoso y disfrutarás de abundancia en todas las áreas.

Comparte con alegría y paz interior, entonces lo exterior estará bien. Da sin mezquindad y no negocies con el amor.

La abundancia es sin límites. Eres tú mismo quien fija fronteras o límites por estar atrapado en creencias bloqueadoras.

No hay límites para Dios. Cree, ten el sentimiento de tener ya lo que deseas, y el universo responderá.

Borra de tu mente la palabra carencia, pero no imites a los que se dejan atrapar por lo material. Dale prioridad a lo espiritual.

Según la ley de abundancia hay más que suficiente para todos los seres del planeta.

Vas contra esta ley cuando acumulas o cuando piensas en pequeño y no te crees merecedor de los bienes.

No recibes lo que deseas si ves la riqueza como mala o como lo más importante.

Ambos extremos son funestos.

NO ESTIGMATIZAR A LAS PERSONAS QUE SUFREN DE EPILEPSIA



Epilepsia
Como bien se conoce, los pre-juicios son un juicio que precede a la pregunta; en otras palabras: un conocimiento antes del conocimiento. Aplicado a la sociedad en general y específicamente a las personas que tienen un vínculo más estrecho con el sujeto que padece epilepsia; el surgimiento de ciertos prejuicios relacionados con la enfermedad se encuentra asociado a su desconocimiento sobre la misma, así como a otros condicionamientos sociales.

En investigación realizada por un equipo de trabajo encabezado por este autor, se encuestaron un grupo de docentes de nivel primario. En la misma predominó un nivel de conocimiento medio sobre epilepsia. Esto quedó en evidencia cuando, en primer lugar un 87% no supo escribir correctamente la palabra (Eplipcia, Epilexsia, Epilexia, Epilesia). Más de la mitad de la muestra manifestó no conocer la etiología de la enfermedad y mucho más alarmante el hecho de que sólo un docente respondió correctamente los pasos a seguir ante un niño en plena crisis (poner al niño de lado, mantener la calma, acostarlo en el suelo y luego de la crisis, orientarlo).

No obstante la existencia de notorias dificultades por parte de los maestros para responder correctamente sobre el tema, la totalidad de ellos completó la información requerida en el cuestionario. Un considerable número de respuestas estuvieron marcadas por un pensamiento prejuicioso sobre la enfermedad y las acciones a seguir para el tratamiento del infante que la padecía.

Entre los prejuicios y consideraciones desacertadas sobre este tema, sobresale la creencia que los niños con epilepsia no poseen una inteligencia igual a la de uno que no la padece. Es curioso cómo este juicio se contradice cuando en los otros ítems de la encuesta relacionados sobre comparación del comportamiento respecto a un niño sano y exigencia en el aprendizaje. En ambos casos hubo respuestas satisfactorias. Para este caso, amén de que algunos maestros piensan que la inteligencia disminuye de un niño sano a otro con epilepsia, consideraron que se le debía exigir lo mismo a ambos en cuanto al aprendizaje.

Sorprenderá a muchos conocer que algunos de nuestros paradigmas en el campo de las artes, las ciencias y la política padecieron epilepsia: Agatha Christie, Van Gogh, Newton, Alejandro Magno, Napoleón, entre otros. Estos ejemplos sirven por sí mismos para contrarrestar otro prejuicio común que relaciona la enfermedad con la violencia y el retraso mental.

Llama la atención también que la mayoría de los docentes implantó barreras a los niños con epilepsia en cuanto a visitar la playa, practicar deportes, montar bicicleta y hasta usar computadoras. Con estas elecciones ante cuáles actividades puede realizar el infante con la enfermedad, se establece una marcada diferencia desde la cual se dividen a los niños entre sí a partir de falsos criterios, en una etapa de la vida en la que el juego constituye junto al estudio, las actividades rectoras de su comportamiento.

Un prejuicio común y antiguo, es el de estigmatizar este padecimiento y marginar a quien lo sufre, asociándolo con términos como: enfermedad, ataques y convulsiones, todos expresados con un marcado sentido peyorativo. De este modo se identifica la epilepsia solamente con una de sus etapas, específicamente los momentos de crisis, omitiéndose el resto de estas.

Vale resaltar que muchos de estos prejuicios devienen clásicos, herencia que nos llega desde la tradición griega antigua, donde a partir de las sucesivas guerras liberadas entre egipcios, griegos y romanos eran frecuentes los traumatismos craneales de sus soldados. A partir de entonces se le conoció a la enfermedad como “morbo sacro” o “enfermedad sagrada”, surgiendo así el estigma que todavía hoy se percibe en cuanto al horror hacia el paciente con epilepsia.

Otro prejuicio resulta de considerar a la enfermedad como hereditaria y las consecuencias sociales que ello trae consigo. Está demostrado que la mayoría de las personas con epilepsia la adquirieron durante algún traumatismo en el parto o en los años posteriores, y solo en un ínfimo porciento prácticamente despreciable, se hereda.

Elevar el nivel de conocimientos
Cualificando a los maestros, es decir, elevando su nivel de conocimientos sobre todo lo relacionado con la enfermedad y la existencia de los prejuicios antes mencionados, es posible si no erradicar el problema, al menos contribuir a que muestren actitudes más favorables hacia estos niños y al mismo tiempo deconstruir la red de prejuicios que envuelve la conciencia de los docentes.

Es importante tener en cuenta, desde el punto de vista psicológico que el núcleo de la personalidad está determinado por la esfera motivacional, y lo cognitivo y afectivo se encuentran estrechamente relacionados. Todos los elementos que se integran en las funciones de la personalidad tienen una naturaleza cognitivo-afectiva. El hombre se apoya en esa naturaleza para regular todas las esferas de su comportamiento, por lo que es prácticamente imposible representarnos un proceso o hecho psicológico puramente afectivo o puramente cognitivo. Las representaciones y elaboraciones conscientes del hombre son expresión de su acción activa sobre sus propios contenidos psicológicos

El docente permanece muchas horas diarias en interacción constante con sus educandos, esto no le brinda más oportunidad al maestro que la de superarse y lograr un conocimiento al menos básico de todos los temas. Específicamente la exigencia por parte de los directivos de educación debe centrarse en que los docentes conozcan y se apropien de los problemas sociales, de salud o cualquier índole, en aras de favorecer la educación del infante. Esta demanda de superación no debe ser unidireccional, o sea, de directivos a maestros únicamente, en este sentido los segundos deben preocuparse por su autosuperación.

Tener conocimientos sobre epilepsia facilitaría de manera considerable la labor profesional del maestro. De esta manera ante una crisis sabría cómo actuar para socorrer al niño, e incluso hasta podría llegar a reconocer qué tipo de crisis tiene, cuánto tiempo dura, cuáles son los primeros auxilios apropiados, cuánto tiempo el infante debe descansar después de la crisis, cuáles pueden ser los desencadenantes de esta, con qué frecuencia debe tomar la medicación, qué efectos secundarios puede experimentar, etc. Es necesario que el maestro conozca también, en caso de existir, sobre las limitaciones reales de sus alumnos con epilepsia; así como de otros padecimientos médicos relacionados.

El conocimiento sobre la enfermedad brindará a la vez, las herramientas básicas para que el pedagogo pueda ofrecer una explicación convincente a los compañeros(as) de aula. Por ejemplo con respecto a las crisis o ataques, debe mostrar que sólo se trata de una manifestación de la enfermedad que padece su compañero(a); o recalcarles de manera definitiva y concluyente que la epilepsia no es contagiosa, elemento que a esta temprana edad suele confundir a los niños. El maestro debe reunirse y conversar con el infante para saber si ha sido molestado de alguna forma por sus compañeros. En este caso es conveniente que aclare a todos de nuevo en qué consiste la enfermedad si fuera preciso.

Estas son algunas de las medidas básicas que el docente tiene a su alcance para guiar correctamente el proceso docente-educativo siempre que se vea interpelado por la presencia de la enfermedad. Su correcto desempeño en el aula depende de su formación y preparación, cuantos más elementos conozca al respecto, tendrá mayores posibilidades de llevar con éxito su labor y ayudar no solo al niño que padece la enfermedad, sino también inculcar a sus compañeros valores orientados hacia el respeto y la tolerancia.

ENVUELVEME EN TUS BRAZOS



ORACIÓN POR LA PROTECCIÓN DEL SEÑOR.


Querido Señor escucha mi oración, y envuelven en tus brazos y tu luz, abrázame y llena mi alma con la divinidad, la abundancia y la fuerza. Protégeme siempre oh Dios. Amen.

21 de enero de 2017

TU ACTITUD ES TODO EN LA VIDA



Una mujer muy sabia se despertó una mañana,
se miró al espejo, y notó que tenía solamente tres cabellos en su cabeza.
'Hmmm' pensó, 'Creo que hoy me voy a hacer una trenza'.
Así lo hizo y pasó un día maravilloso.

El siguiente día se despertó,
se miró al espejo
Y vio que tenía solamente dos cabellos en su cabeza.
'Hmmm' dijo,
'Creo que hoy me peinaré de raya en medio'
Así lo hizo y pasó un día grandioso.

El siguiente día, cuando despertó,
se miró al espejo y notó
que solamente le quedaba un cabello en su cabeza.
'Bueno' se dijo, 'ahora me haré una cola de caballo.'
Así lo hizo, y tuvo un día muy, muy divertido.

A la mañana siguiente, cuando despertó,
corrió al espejo y enseguida notó
que no le quedaba un solo cabello en la cabeza.
'¡Qué Bien!', exclamó.
'¡Hoy no me tendré que peinar!'

Tu actitud es todo en la vida.
Alégrate cada mañana.
Ríete de ti mismo. Acéptate.
Sé bondadoso y amable con los demás.
Sonríeles, porque cada persona que te encuentres tiene sus problemas
y tu sonrisa lo ayudará.

La vida no es esperar a que la tormenta pase,
ni es abrir el paraguas para que todo resbale...


La Vida es aprender a bailar bajo la lluvia.

A VECES HAY QUE IRSE LO MÁS LEJOS QUE PUEDAS....



 FRASES...
  • Dale a una mujer el calzado apropiado y conquistará el mundo” Bette Midler
  • Encontrar a una persona que conozca todos tus defectos y aun así piense que vales la pena. Eso es lo mejor que te puede pasar.
  • Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. Facundo Cabral
  • Sea honesto y de ser posible... sea ofensivamente honesto...
  • Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de burla
  • La politica como actividad se ha alejado de lo publico, con decisiones particulares y no colectivas...
  • Cuando alguien juzgue tu camino, préstale tus zapatos”.
  • Soy tu peón paciente de paso simple el primero en ir al frente soy el primero en dar la vida y el único capaz de salvar tu estirpe.
  • No creo en nada sino en el calor de tu mano en mi mano...» Víctor Jara
  • Eres feliz o sólo sonríes? Para tener éxito no tienes que hacer cosas extraordinarias. Haz cosas ordinarias extraordinariamente bien, Jim Rohn
  • Tendrá todo el dinero del mundo pero hay algo que jamás podrá comprar... un dinosaurio» Homero Simpson
  • Si piensas que perderás, estás perdido, pues el mundo nos enseña que el éxito empieza en la voluntad del hombre (Napoleón Hill)
  • No me interesan los problemas chiquitos, las pequeñas intrigas. Me interesan los problemas grandes ,,,,
  • Se feliz a tu manera porque la felicidad no es lo que dicen los demás, sino, lo que a ti te hace feliz.
  • Si te mientes a ti mismo, le mientes a todo el mundo.
  • No vayas por donde el camino te lleve. Ve, en cambio, por donde no hay camino y deja tu propia huella. (Ralph Emerson)
  • Estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable no serlo alguna vez Blaise Pascal
  • La belleza, cuanto menos vestida, mejor vestida está.” (John Fletcher)
  • El hombre no está hecho para la derrota; un hombre puede ser destruido pero no derrotado» Ernest Hemingway
  • Optimista es el que os mira a los ojos, pesimista, el que os mira a los pies.
  • El dinero ha aniquilado más almas que el hierro cuerpos. Scott Fitzgerald
  • No es importante saber cuánto tiempo queda, sino saber qué hacés con el tiempo que se te concede.
  • Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación. (proverbio árabe)
  • Si se me diera la oportunidad de hacer un regalo a la siguiente generación, sería la capacidad de reírse cada cual de sí mismo.
  • El mejor diseño interior es vivir con la gente que quieres
  • Siempre ha pensado que la respuesta más hermosa a un ~Te quiero mucho~ es ~Y yo me siento muy querido por ti~ .
  • El fracaso derrota a los perdedores, el fracaso inspira a los ganadores Robert T. Kiyosaki
  • En el amor, uno y uno son uno Jean-Paul Sartre

PENSAMIENTO SOBRE LO QUE SIGNIFICA DECIR AMIGO



Decir amigo es nombrar al hermano que elegimos para caminar juntos en la

vida, para mirar los acontecimientos y discernir

lo mejor, para admirar la belleza del mundo y de la gente,

para reunir todos los esfuerzos para el bien,

para vivir la más valedera aventura.

Decir amigo es dar al ser humano su verdadera dimensión

porque es capaz de dar su vida por los otros.

Decir amigo es llamar al ser más noble porque dona

todo lo mejor de sí y respeta al otro como es.

Decir amigo es sentirse escuchado a fondo

porque el otro no tiene que

defenderse ni atacar.

Decir amigo es aceptar las diferencias porque

enriquece la búsqueda de la verdad.

Decir amigo es llenarse de angustia porque

todavía no lo ha hallado.

Decir amigo es también cargarse de pena

porque se ha roto ese vínculo.

Decir amigo es colmarse de gozo porque se

descubren nuevos horizontes.

Decir amigo es estar alegre porque, lejos o

cerca, la comunión se acrecienta.

Decir amigo es entregarse sin reparos, porque

el otro nos recibe tal cual somos.

Decir amigo es acoger con el corazón sin

barreras, porque el otro no trae

partidismos ni sectarismos.

Decir amigo es experimentar la mayor impotencia,

porque no podemos salir a su encuentro

cuando nos necesita.

Decir amigo es romper la distancia, porque

dejan de existir el tiempo y el espacio,

y se aprende a volar...

EL OPERA EL MECANISMO DE LOS CELOS



Los celos son el sentimiento involuntario y universal de temor ante la posibilidad de perder a la persona querida. Los celos son involuntarios pero se pueden controlar.

Hay dos tipos de celos, los leves y los graves. Solo los graves son los que se deben controlar ya que de no hacerlo acaban con la relación, mientras que los leves fortalecen la pareja y aumenta la complicidad entre ambos (es muy importante distinguirlos bien ya que las manifestaciones más intensas de los celos se han de tratar).

Para saber cómo controlar las manifestaciones de celos más graves hay que entender su origen. Las manifestaciones de celos aparecen en momentos puntuales debido a ciertos detonantes pero las personas que los sufren tienen predisposición innata a sentirlos.

Esta predisposición depende de:

Baja autoestima: Las personas con baja autoestima no son capaces de pensar que su pareja está enamorada de ellos. Piensan que no son lo suficientemente buenos como para gustar a sus parejas. Debido a esta inseguridad comienzan a ver mentiras y traiciones donde no las hay. Esto provoca que no sepan valorar cualquier gesto cariñoso de su pareja y que lo interpreten como si hubiera un motivo oculto (por ejemplo recibir un regalo y pensar que tu pareja se siente culpable porque tiene un amante). Los celos son justamente el miedo a la pérdida, por lo tanto cuanto menos te valores menos entenderás que tu pareja se enamore de ti.
 La sociedad y el momento histórico. En una sociedad machista los hombres por lo general están más predispuestos a sentir celos.

 Las experiencias anteriores del sujeto (por ejemplo si su padre era celoso o si su pareja anterior le fue infiel). Estas experiencias marcan a las personas y las hace estar más predispuestas a sentir celos. Estas experiencias afectan a tu carácter y a tu personalidad sobre todo si ocurrieron en tu infancia (padre o madre celosos).

Presión grupal. En la sociedad se alimenta la idea de que debemos de buscar una relación perfecta. Si nos preocupa la imagen que proyectamos ante nuestros amigos estaremos más atentos a los gestos de nuestra pareja.


El detonante
Es el momento puntual que provoca el ataque de celos, es la situación concreta que genera los celos. El detonante depende de la predisposición del sujeto a la hora de sentir celos. Si su predisposición es muy baja el detonante debe ser muy evidente para que la persona se sienta celosa. Sin embargo si el sujeto tiene una predisposición muy alta el detonante puede ser incluso la situación más insignificante.

También depende de la cultura y el momento histórico ya que unos mismos gestos pueden ser interpretados de una manera distinta en diferentes culturas.

Para que aparezcan los celos aparte de existir una predisposición, es necesario un detonante que los haga aparecer. El detonante dependerá del nivel de predisposición, cuanto mayor sea este nivel, más probabilidades habrá de que cualquier situación se convierta en un detonante.

Esta idea se ve mucho mejor a través de un ejemplo:
Te encuentras en tu sitio favorito dando un paseo con tu pareja, de repente os apetece compartir un helado y vas a comprarlo. Hay mucha gente haciendo cola y tardas más de lo previsto.

Vuelves con tu pareja y ahora hay dos posibilidades:
Tu pareja te recibe cariñosamente y os coméis el helado.
Tu pareja se enfada y te comienza a preguntar por qué has tardado tanto. A pesar de tus explicaciones no te cree y comienzan los celos.
Lo que cambia dentro de ambas posibilidades es la predisposición ante un mismo detonante (tardanza en volver con el helado). En el primer caso su predisposición a los celos es baja y reducida por lo que no aparecen los celos.

Pero en el segundo caso la predisposición de tu pareja es alta, por esta razón sí que aparecerán los celos.

Los efectos que producen los celos son:
Deterioro de la relación. No solo por el hecho de que la pareja del celoso se canse de la situación sino también porque el propio celoso no se siente feliz en la relación.

Aumenta la predisposición a tener celos en futuras relaciones. De forma que las futuras relaciones de ambos miembros de la pareja se verán resentidas. El nivel de este deterioro se explica por la predisposición formada a raíz de la relación que acaba de finalizar.